Cabalgando por Doñana

415

“Cabalgar por Doñana es la simbiosis perfecta entre el hombre y la naturaleza, es la armonía entre el silencio y el viento, la realidad bucólica que invita a soñar despierto, a través de los interminables pinares entre dunas y camarinas, donde las puestas de sol te envuelven con sus colores, para llevarte más allá de lo imaginable.

Si vienes a Doñana, se instalará en tu corazón un sentimiento de amor tan grande, que no podrás 2-61olvidar jamás,y en tus pupilas quedará para siempre el recuerdo que te unirá a esta tierra de contrastes, donde la naturaleza continua en estado puro”.

Serían las ocho de la mañana cuando me subí al caballo  en el Rocío, al llegar a la boca del lobo, mi memoria rebobinó al tiempo. Advertí a mis neuronas, y en mi cerebro comenzaron a entrar impulsos eléctricos por todos los sentidos.

La pupila me brindó en panorámica la inmensa llanura de almajo y castañuela, la luz del horizonte me ofreció el misterioso espejismo de mi adolescencia.

1-81Me adentré marisma adentro y recibí el inconfundible olor de la tierra mojada, se despertó mi nostalgia y me lancé al galope a buscar mi niñez, para llenar los rincones desiertos de mi memoria vacía, por la ausencia de tres lustros sin verla. Cabalgué sin descanso a lomos de la inercia, y el aire marismeño me abrazó con ternura, el caballo se paró sudoroso y resopló,  giró sobre sí mismo con una cabriola pinturera,  invitándome a contemplar todas las pequeñas cosas que hacen tan grande y tan hermosa a la marisma.

El caballo chapoteó en el fango, y de nuevo me empapó el olor de la arcilla, mi corazón aumentó las pulsaciones, y la ansiedad me invitó a seguir marisma adentro mientras me preguntaba:
5-61

¿Quién soy yo sin ti? ¿qué, sin tus recuerdos?. Yo, que soy barro de tu barro, agua de tu agua, modelado por tu arena y por tus vientos, jinete de la bruma que me confunde con el horizonte, que se esfuma y se diluye, que me aleja y me acerca llenándome de ti esta mañana, que me brindas tu  energía, la que me transformará en árbol con cien ramas para acoger nidos, y dar cobijo a los ardeidos enfrentándome a los fríos y los vientos ,y si un día el rayo  que viaja en la tormenta me quema las entrañas, regeneraré mi esqueje y en la arena, transformaré de nuevo esa energía.

Y si no puedo ser árbol, seré hierba, microbio, insecto, qué puede importarme si soy feliz esta mañana, me conformo con ser una simple hoja… para que el viento me mueva por…Doñana.

415

Por: A.F.Peláez